« Vejez | Main | Cine mexicano en noviembre »

Oct 22, 2004

¡Qué noche la del traje!

¿Qué traje? Pues el que trajimos todos para hacer una linda noche de amistad, música y gastronomía ibero-americana, que ya se ha hecho tradicional en el verano del GRILA y que en esta ocasión también fue maravillosa.

El 17 de septiembre, como se esperaba, un buen número de socias del GRILA, con nuestros familiares y amigos concurrimos a la Fiesta del Traje en la acogedora embajada de Cuba, para disfrutar con trajes informales y en un ambiente relajado unas horas de sano esparcimiento, animadas con ritmos musicales, tradicionales y contemporáneos, de nuestros países. Eso permitió que jóvenes y menos jóvenes nos aventuráramos a aprender pasos y giros de bailes de otros pueblos hermanos sin ninguna timidez y con pleno disfrute.

Solos, en parejas, en coros y en “ruedas de casino” el baile se mantuvo animado hasta bien entrada la noche. Pero no todo fue danza. La fiesta fue oportunidad para deleitarnos con los muchos “trajes” de la más diversa gastronomía, algunos ya usados (por conocidos) y otros de estreno, que engalanaron las mesas, convertidas en suculentas pasarelas. Masitas de cerdo cubanas, papas rellenas peruanas, empanadas del sur de América, tortillas españolas, pasteles y tartas variadas, y deliciosos y vistosos “trajes” de dulces, entre otros platos y golosinas, conformaron el desfile de trajes que a todos gustaron. Los “mojitos” y “pisco sour”, junto al vino, cervezas y otros refrigerios, dieron su toque de animación.

En esta cuarta velada del traje también hubo una nota especial. Los que hemos participado en las tres anteriores recordamos que en la primera, dedicada al “feeling”, ese género musical ideal para los enamorados, más de uno se animó a cantar su versión, a veces nostálgica, de alguna canción. La segunda, celebrada en el 2002, titulada “Sueño de Verano para una Noche de Boleros”, una socia argentina y su esposo ofrecieron una hermosa demostración de tango como sello a una parte de la velada. La tercera, “Cálida Noche de Encuentro con el Merengue”, celebrada el año en que la neumonía atípica golpeó a varios países de la región asiática, el “traje” sirvió, entre otras cosas, para celebrar la salida de la epidemia de China. La más reciente noche del “traje”, en que reinó la “salsa”, tuvo todo lo que narramos al principio, más la energía de un bailarín incansable, posiblemente el asistente de más edad a la fiesta, padre de la socia Carmen de Chian, de Perú, quien demostró que los años no son una barrera para el disfrute de una fiesta del GRILA.

Finalmente queremos agradecer al embajador de Cuba y a su esposa, Alberto Rodríguez Arufe e Hiraida Rodríguez, su hospitalidad y ayuda para organizar esa velada.

10:16 AM in Eventos | Permalink

Comments